Cocina callos a la madrileña

Cocina callos a la madrileña

Los callos a la madrileña son una receta tradicional de nuestra gastronomía, aquí tienes una receta fácil, aunque un poco laboriosa, el resultado de esta receta de callos a la madrileña te va a encantar.
  • 67 Visitas

Información

Los callos a la Madrileña es un plato típico español y se remonta al siglo XVI. No te pierdas la oportunidad de cocinar algo sabroso.

Ingredientes

3 chorizos y 3 morcillas

1 kilo de callos de ternera

2 cabezas de ajo

3 cebollas

clavo de olor, laurel, pimienta y sal al gusto

una cucharada de harina

100 gramos de jamón

unas manitas de ternera

1 cucharada de pimentón dulce y picante

1 puerro

1 morro de ternera

250 gramos de tomate frito

200 mililitros de vino blanco

Preparación

    1. Limpiamos los callos, morros y manitas; les quitamos los pelos que puedan tener, los cortamos y hervimos. Ponemos las manitas a cocer aparte con una cebolla, un puerro, una cabeza de ajo, laurel, pimienta en grano, clavo y sal. Una vez cocidas, las deshuesamos y trituramos la verdura junto con el caldo y lo reservamos.
    1. En otra olla ponemos los callos junto con los morros y la misma verdura que para las manitas; los dejamos cocer hasta que estén blandos, sin interrumpir la cocción, para que no se encallen. Una vez cocidos, los escurrimos y los reservamos.
    1. Aparte, picamos dos cebollas y las sofreímos; cuando estén doradas, añadimos una cabeza de ajos pelados y picados y una guindilla; lo sofreímos todo junto y le añadimos el jamón cortado en dados pequeños y después la harina; lo movemos todo bien y echamos el tomate frito.
    1. Lo dejamos freír moviéndolo constantemente; añadimos el pimentón y lo mojamos con el vino blanco; dejamos que se evapore el vino y le añadimos el caldo de las manitas con las verduras trituradas. Lo mezclamos todo bien y añadimos los callos, las manitas, los morros y los chorizos junto con las morcillas, previamente pinchadas. Lo dejamos cocer todo junto unos sesenta minutos y, finalmente, ponemos a punto de sal.
    1. Cortamos tres trozos de chorizo y de morcilla por cada ración de callos; los ponemos en una cazuela de barro. Encima disponemos los callos calientes, los dejamos hervir y los servimos inmediatamente.

Te puede interesar