Cocina espirales de hojaldre con queso parmesano

Cocina espirales de hojaldre con queso parmesano

  • 117 Visitas

Conocer recetas como estas espirales de hojaldre con queso parmesano nos ayudan a complementar una cena rápida y ligera, acompañándolos de una ensalada por ejemplo, o sirviéndolos como aperitivo en alguna comida familiar en la que hay niños, acompañados de alguna salsa.

Incluso una visita imprevista se puede arreglar con estos aperitivos que se preparan en apenas 5 minutos y que siempre son bien recibidas. Con hojaldre se pueden hacer muchos aperitivos, en este caso con un relleno de hierbas frescas y almendras y otro de tomates secos.

Necesitarás:

  • Masa de hojaldre 
  • 15 ml Cebollino picado
  • Albahaca en hojas frescas
  • 40gr queso Parmesano
  • 20gr almendras
  • 25gr de tomate seco en aceite
  • Orégano seco
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva virgen extra

Lava bien y seca las hierbas antes de usarlas. Disponer en el vaso de una picadora o procesador de alimentos el cebollino con la albahaca, 15 g del queso parmesano, las almendras y una cucharada de aceite de oliva. Triturar un poco y remover, añadiendo más aceite si hiciera falta, para tener una textura de pasta. Llevar a un cuenco y limpiar el robot.

Poner en la misma picadora los tomates ligeramente escurridos con el resto del queso parmesano el orégano y una pizca de pimienta negra. Triturar bien hasta tener también una textura de pasta untable. Añadir, si hiciera falta, algo del aceite de los tomates. Llevar a un cuenco.

Estirar bien la plancha de hojaldre y dividir en dos rectágulos. Revisar la cantidad de relleno de cada sabor para calcular si hiciera falta dejar uno más grande que el otro. Distribuir bien las dos mezclas, dejando un hueco libre en los bordes de 1 cm, extendiéndolas bien.

Humedecer con agua los bordes y enrollar ambas masas desde los lados más cortos. Envolver cada uno en plástico film y dejar reposar en la nevera media hora. Precalentar mientras el horno a 190ºC y preparar una bandeja con papel sulfurizado o una lámina de silicona.

Trabajando un rollito cada vez, cortar con delicadeza en porciones de 1 cm de grosor. Colocar en la bandeja y continuar con el resto de la masa. Hornear durante unos 12-14 minutos, o hasta que se hayan dorado al gusto. Esperar un poco fuera del horno y dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

Te puede interesar