Receta de leche de coco casera

Receta de leche de coco casera

Normalmente usada en recetas de dulces o de pescados, la leche de coco puede tener mucha más utilidad e, incluso, sustituir a la leche de vaca en el día a día en la preparación de batidos, vitaminas, papillas y el tradicional café con leche matutino. Este ingrediente podría ser aún más liviano y natural si lo haces en casa.
  • 55 Visitas

Información

La leche de coco casera es una delicia y es un buen sustituto para la leche de vaca. Menos densa que la leche de coco industrializada y con un sabor más suave, puede usarse en vitaminas, batidos, papillas, achocolatados, café con “leche” y preparaciones en general. Su mayor ventaja respecto a las otras leches, de almendras, castañas, etc. es que no hay que dejarla en remojo por horas, y no tener que esperar ayuda mucho a los ansiosos¡y es una opción más económica!

Ingredientes

1 taza de coco seco natural picado (usar la parte blanca con la parte marrón que está pegada al coco)

2 tazas de agua caliente

Preparación

    1. Para hacer en casa la leche de coco natural, basta batir el agua y el coco en la licuadora por 3 minutos y, después, colar en un paño de platos limpio. Agrega más agua si fuera necesario.
    1. En un recipiente pequeño, bate el huevo con la leche, en caso de que no tengas ajo en polvo, mezcla aquí los dientes de ajos picados finos y no con la harina.
    1. Toma un plato hondo nuevo y en éste vuelca el pan rallado con queso parmesano rallado en hebras finas.
    1. Corta la pechuga de pollo en trozos de aproximadamente dos centímetros y medio.
    1. Coloca el pollo picado en el plato con harina, empanando bien cada trozo de pollo, debes asegurarte que todos los trozos queden cubiertos con la mezcla.
    1. Luego coloca el pollo en el batido de huevo, todos los trozos deben quedar completamente cubiertos de la mezcla.
    1. Por último pásalo por el plato con el pan rallado y el queso.
    1. Calienta bien el aceite en una freidora o en una sartén profunda. Coloca los nuggets de pollo poco a poco y cocina hasta que queden bien dorados.
    1. Retíralos y colócalos en un plato cubierto con servilletas de papel para que absorban el excedente de aceite.
    1. Son más ricos si los sirve estando calientes.

Te puede interesar